¿Cómo manejar el estrés?, ¿Te has fijado que cada persona define y vive el estrés de diferentes maneras? Pues permíteme decirte que la definición de estrés no es rígida. Depende de la percepción, o de la construcción de la realidad, de cada persona. En otras palabras, es un tema subjetivo.

Existen múltiples conceptos sobre lo que es el estrés, por eso todo depende de la perspectiva de
quien trata de definirlo. “Estrés es lo que surge cuando está en juego algo que te importa”, dice
Kelly McGonigal. Según Lazarus y Folkman, cada persona evalúa una situación, si siente que es
superior a sus recursos, o la percibe como peligrosa, experimentará estrés.

5 Claves para saber cómo manejar el estrés

Para ayudarte a saber cómo manejar el estrés en tu vida, quiero regalarte cinco claves que te
servirán como soporte para entenderlo y manejarlo con buenos resultados:

1. ENTIENDE QUE EL ESTRÉS PUEDE SER POSITIVO

¿Para ti que es el estrés? Pregunta Kelly McGonigal en su libro Estrés el Lado Bueno, y plantea
dos opciones de respuesta:

  • El estrés es dañino y se debe evitar, reducir y controlar.
  • El estrés es útil y se debe aceptar, utilizar y aprovechar.

Algunas investigaciones demuestran que: el estrés es nocivo cuando se cree que lo es. Esta
creencia es determinante en la salud. La forma en que resuelves situaciones de tensión, cambiará
en función de la mentalidad que tengas. Esto será evidente incluso en la respuesta fisiológica y
emocional.

Por lo tanto, si crees que la respuesta está en el primer enunciado (a) terminaras agotado y
deprimido. Aceptar la tensión cambia el concepto de ti mismo.

¡Transforma tu manera de enfrentar los retos de la vida!

2. AGRADECE SIEMPRE

¿Cuál fue la última vez en la que agradecías por un día soleado, por tu olor favorito, o por
despertar? Agradecer produce múltiples beneficios como: entusiasmo, determinación, atención y
energía.

Por supuesto, las personas que agradecen reportan niveles más altos de emociones positivas,
satisfacción con la vida, vitalidad y optimismo. Su salud física y emocional mejora. Fortalecen sus
relaciones interpersonales y es más probable que ayuden a alguien.

Al agradecer, activamos el sistema de recompensa del cerebro. Se libera dopamina, el
neurotrasmisor involucrado en la motivación, sensación de placer y felicidad. Esto favorece la
disminución de síntomas de estrés y depresión.

Además, nuestro cerebro no es capaz de sentir al mismo tiempo gratitud y angustia. Al cambiar el
foco de las emociones displacenteras por la gratitud, lograremos disminuir el miedo, la angustia y la
ira.

Claro que no se trata de “tapar el sol con un dedo”, o negar la realidad. Las personas agradecidas
no ignoran los aspectos negativos de la vida. Es un tema de enfoque y no de negación.
Necesitamos ejercitar el sentimiento de gratitud. Expertos como Emmons & McCullough proponen
realizar un diario, o buscar ayudas visuales.

3. LEE MUCHO

Leer mejora el vocabulario, la memoria, la concentración, y el sueño. Disminuye el estrés en un
68%. Lo afirma una investigación de la Universidad de Sussex. La lectura produce un efecto
mucho más rápido y eficaz que otros pasatiempos como: dar un paseo (42%), beber alguna
infusión (54%), o escuchar música (61%). Investigadores consideran que la tensión en los
músculos del cuerpo se alivia cuando lees.

4. ABRAZA SIN RESERVAS

¿Cuántos abrazos das al día? Abrazar disminuye los sintomas del estrés. Una investigación de la
Universidad de Miami demuestra efectos fisiológicos de los abrazos: reduce la presión sanguínea,
incrementa los niveles de oxitocina en la sangre, reduce la segregación de cortisol, favorece la
segregación de serotonina y dopamina. Esto genera una agradable sensación de bienestar,
motivación y entusiasmo.

Virginia Satir, psicoterapeuta familiar, asegura que “en un día se necesitan 4 abrazos
para sobrevivir, 8 para mantenerse y 12 para crecer.”

5. FOMENTA LA AUTOCOMPASIÓN

La autocompasión es otra práctica que nos ayuda a manejar el estrés en nuestras vidas. Eso
significa hablar bien de ti mismo, ser amable, perdonarte, amarte y reconocer la imperfección.
Al no practicarlo se promueve la liberación de la hormona cortisol asociada al estrés. Esto aumenta
la frecuencia cardiaca y disminuye la capacidad de respuesta.

Cuanto más compasivo seas al enfrentar situaciones estresantes, menores serán tus niveles de
cortisol. En otras palabras, estarás más tranquilo.

Por: María José García Sierra – Mtr. Psicología Clínica – Mtr. Coaching –

______________________________

Si deseas recibir más claves y herramientas como esta, para tu desarrollo personal y profesional, no olvides suscribirte.

Te invitamos a conocer nuestros mentores destacados y sus conferencias en clicmentors.com

Hagamos CLIC!

Hagamos CLIC!

SUSCRÍBETE AQUÍ para recibir las claves y herramientas que han llevado a los expertos al éxito profesional y el crecimiento personal.

Bienvenido, ya eres parte de CLIC!

¡HAGAMOS CLIC!

¡HAGAMOS CLIC!

Suscríbete aquí para recibir claves y herramientas.

Las mejores prácticas y el conocimiento de los expertos, sin ningún costo en tu correo electrónico.

¡Te has suscrito de forma exitosa!