Casi siempre esta pregunta surge al iniciar el año. Cuando tenemos todo el ánimo y la perspectiva de los 365 días que están por empezar. Es un momento para reflexionar en los cambios que deseamos y lo que anhelamos lograr. Sin embargo, a veces perdemos de vista que cualquier día es un buen día para construir, replantear, o revisar nuestros objetivos.
Pero, ¿cómo no caer en el error de establecer objetivos que se convierten en falsas promesas, fuentes de desmotivación o estrés?

Las objetivos nos permiten tener un rumbo a seguir. Al construirlos de manera SMART será mucho más fácil su camino hacia el éxito. Cuando hablo de objetivos SMART, no solo me refiero a su significado en inglés -Inteligente- sino al reconocido acróstico que nos guía en cómo establecerlos.

Imagina cual es el objetivo que quieres alcanzar

Podría afirmar que la mayoría de los objetivos planteados no son SMART. Con frecuencia son tan genéricos que se desconoce el momento en el que se alcanza o peor aún son inalcanzables. Has escuchado “Voy a comer sano” “Este año voy a mejorar la relación con mi jefe” “Voy a tener una buena comunicación”.

Si alguna de estos es el objetivo, ¿sabes cuál es el camino para lograrla? Así como están planteados, lo más probable es que no se cumplan.
Hoy quiero transmitirte la metodología que aprendí hace unos años y me ha servido como una guía muy potente para establecer los objetivos SMART:

Specif – ESPECíFICOS
Measurable – MEDIBLES
Attainable – ALCANZABLES
Relevant – RELEVANTES
Time- Bound – TIEMPO DETERMINADO

  • OBJETIVOS ESPECÍFICOS

Es más fácil alcanzar un objetivo cuando está planteado en acciones, más que en ideales. Por ejemplo, “ tener una buena comunicación” es un ideal. Puede tener múltiples significados como adquirir habilidades en la comunicación escrita, puede referirse al lenguaje corporal, a escuchar al otro o a dar un mensaje en público.

Lo que nos va a permitir especificar el objetivo son los comportamientos y acciones puntuales. Para mejorar las competencias en la comunicación escrita puedo plantearme tomar un curso, practicar, tener un mentor y seguro hay muchas más opciones.

Puede ser útil que te contestes algunas preguntas antes. Por qué, Quién, Cómo, Cuándo, para concretar lo que más puedas tus objetivos.

  • MEDIBLE

Que sea medible implica que sea cuantificable. Así se puede verificar con facilidad el progreso y el momento en el que se cumple la meta. Puedes utilizar cantidades o porcentajes. Si no encuentras una escala con la cual puedas medir tu meta puedes crear tu propia escala.

Por ejemplo ¿De 1 a 10 donde estoy? ¿Qué significa el 1? ¿Qué significa el 2…? ¿Qué significa donde estoy? ¿Qué significa donde quiero llegar? Recuerda que debes ser muy específico.

Es importante reconocer que la escala que use en mi objetivo será única y no se comparará con otras personas.

  • ALCANZABLE

El objetivo debe ser lo suficiente alto para que sea un reto, pero alcanzable para mantener la motivación.

“No volver a tener un problema de comunicación”, además de ser genérico, es algo imposible de lograr. Pronto te olvidarás de los avances y no querrás continuar con la mejora.

¿Es alcanzable tomar un curso online para escribir con claridad? Para eso es importante responder algunas preguntas antes ¿Cuento con el tiempo? ¿Cuento con un computador para conectarme? ¿Cuento con el dinero? Si alguna de las preguntas es NO debo buscar la solución.

  • RELEVANTE

Aquí vale la pena imaginar el futuro y pensar ¿qué ocurriría si alcanzo el objetivo? ¿Cuál sería el impacto que tendría en mí?. ¿Tiene sentido en mi vida realizar ese cambio?

Para mi en este punto está el corazón del objetivo. Si no es relevante no nos vamos a comprometer, porque no vemos la importancia de continuar y seguir adelante a pesar de las dificultades que se puedan presentar.

Si para mi escribir con claridad es clave para posicionarme mejor en el trabajo y en mi corazón está el deseo de sobresalir y crecer en el ámbito laboral, tiene sentido tomar un curso. De lo contrario, por más que lo intente quedará solo en eso, intentos.

  • TIEMPO DETERMINADO

¡Es clave! Así podremos ver el progreso, retarnos y no olvidarnos del objetivo.

La pregunta clave es ¿en qué momento debo haber llegado a la meta final y haber cumplido la totalidad de mi objetivo?

Es necesario asignar fechas. En este año, semestre, trimestre, mes…
En algunos casos es importante también definir la frecuencia: todos los días, día de por medio, semanal, quincenal.

¡Recuerda!
Tú eres quien mejor te conoce! Tu sabes cuales son tus límites y hasta donde quieres llegar.

Puedes dar más de ti cada día.
Para cumplir tus metas, el primer paso es establecer objetivos SMART. 

Escríbelos, dibújalos y ponlos en un lugar donde los puedas ver con frecuencia.

Cuando alcances una meta, ¡PREMIATE! Celebra cada objetivo que logres.

______________________________________________________________________________

Si deseas recibir más claves y herramientas como esta, para tu desarrollo personal y profesional, no olvides suscribirte.

Te invitamos a conocer nuestros mentores destacados y sus conferencias en clicmentors.com

Hagamos CLIC!

Hagamos CLIC!

SUSCRÍBETE AQUÍ para recibir las claves y herramientas que han llevado a los expertos al éxito profesional y el crecimiento personal.

Bienvenido, ya eres parte de CLIC!

¡HAGAMOS CLIC!

¡HAGAMOS CLIC!

Suscríbete aquí para recibir claves y herramientas.

Las mejores prácticas y el conocimiento de los expertos, sin ningún costo en tu correo electrónico.

¡Te has suscrito de forma exitosa!